¿Cuándo llevar a mi hijo al psicólogo?

Publicado el 12 enero, 2018 por admin
niño al psicologo

Hay situaciones que nos hacen darnos cuenta de que nuestro hijo está padeciendo un trastorno o una anomalía psicológica y necesita ayuda de un especialista para poder ordenar la situación. En muchos de estos casos, el niño presentará algunos síntomas o alertas que indicarán que debes llevarlo al psicólogo.

Algunos de estas alertas son: mojar la cama en edades mayores a lo esperable, aburrimiento, tristeza frecuente, conductas agresivas reiteradas, baja tolerancia a la frustración, inquietud, ansiedad, costumbre de tomar cosas ajenas, timidez extrema, dificultades para relacionarse, bajo rendimiento escolar y trastornos generalizados del desarrollo. Si presenta alguna de estas actitudes, entonces es hora de llevar a tu hijo al psicólogo.

Tienen un punto de partida

Todos estos problemas tienen un denominador común: la angustia y la ansiedad. Son precisamente ellas las que pueden expresarse de una diversidad infinita de formas, algunas más sanas, otras más agresivas. Sin embargo, los principales síntomas son esos dos.

Otro hecho a tomar en cuenta es si el niño ha estado expuesto a situaciones estresantes como un divorcio, una muerte, una separación de sus hermanos o algún padre. Esto puede ser un detonante para el niño, que deberá ser visto por un psicólogo para aliviar su salud mental.

Prepara al niño

Es importante que antes de realizar la visita al psicólogo, expliques al niño al lugar que irá, que encontrará y que no debe sentir vergüenza de ir al terapeuta, de contarle que le molesta y siente. Lo mismo va para los padres. Un tratamiento psicológico no se trata de encontrar culpables ni responsables, sino de detectar la dificultad, reconocerla y ayudarse mutuamente para superarla.

¿Cómo elegir al profesional adecuado para nuestros hijos?

Elegir al mejor profesional no es una tarea sencilla, debemos tomar en cuenta la conexión entre el profesional y niño, ya que cada psicólogo y paciente es diferente. Sin embargo, a continuación mencionaré algunas recomendaciones generales que pueden ser de utilidad:

  • El diagnóstico previo es absolutamente imprescindiblepara un tratamiento eficaz.  Generalmente el primer y segundo encuentro se evaluará al niño y a los padres, luego en el tercer encuentro se comunicará a los padres cuál será el tratamiento.
  • Será mejor desconfiar del profesional que no quiere incluir a la familia en el tratamiento. Todos sabemos que el apoyo familiar es básico para la recuperación del niño.
  • El tratamiento con los niños debe enfocarse en el presente, en el día a día, buscando que el niño pueda superar algún trauma del pasado que lo haya hecho iniciar su cambio de conducta.

Siempre acepta los consejos

Una buena terapia puede dar en una excelente orientación y guía para la crianza de los hijos, creando un buen espacio de comunicación en el hogar. Esto es vital para el desarrollo y recuperación del pequeño.

Así mismo, será común que el terapeuta te dicte algunos consejos que deberás seguir para ayudar al niño a cumplir el tratamiento en casa, así como es probable que te pida acciones y cambios en tu trato con el pequeño. Como por ejemplo que juegues más con él o le grites menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Subir