Estas son algunas actividades para los niños de 4 años con hiperactividad

Publicado el 20 abril, 2018 por admin
niño hiperactividad

La hiperactividad en los niños se presenta como un trastorno en su conducta el cual es de origen neurológico, y lleva a que el infante tenga comportamientos como inquietud, impaciencia y desobediencia, lo que puede generarle problemas en su entorno familiar, social y educativo.

Estas conductas pueden modificarse, controlarse y mejorarse gracias a la puesta en marcha de diferentes actividades que pueden ser realizadas tanto por sus padres como por los maestros que están en continuo contacto con el niño con una condición hiperactiva.

Hiperactividad a la edad de los 4 años

Las características presentadas por los niños entre 0 y 3 años de edad pueden estar también presentes en infantes que no tienen una condición de hiperactividad; sin embargo, si conductas como impulsividad e intranquilidad continúan después de cumplidos los 4 años, existe la posibilidad de que el niño sea diagnosticado con el trastorno.

Entre los síntomas de los niños de 4 años con hiperactividad, son:

  • Tiene problemas de adaptación con su entorno social, principalmente con niños de su misma edad o menores que él.
  • No consigue cumplir y seguir las normas establecidas o impartidas.
  • Su comportamiento es impulsivo, haciendo las cosas sin pensarlas y tomando riesgos.
  • Tiene constantes enfrentamientos o peleas con sus pares, mostrándose agresivos.
  • Su inquietud motora es excesiva, como sus manos y piernas.
  • No respeta los turnos y cambia las reglas del juego a su conveniencia.
  • No sabe perder, llevándolo a enojarse rápidamente.

Actividades para los inquietos de la casa

Los niños hiperactivos, a la edad de los 4 años, fácilmente pierden el interés de algo dejándolo de hacerlo para pasar a otra cosa; asimismo, no tienen paciencia, hablan mucho y no prestan atención a lo que se le indica, inclusive, por su intranquilidad y falta de atención pierden las cosas o material de trabajo. Por ello, requieren actividades que les permitan modificar o mejorar dichas conductas.

En el hogar

En el ambiente familiar, existen muchos recursos con los cuales los padres pueden contribuir a potenciar y canalizar las conductas hiperactivas de sus hijos; entre están:

  • Realizar rompecabezas, inicialmente de pocas piezas y de letras o formas geométricas; luego puede irse aumentando su dificultad con más piezas y con figuras humanas, animales o escenas.
  • Construir un laberinto con cuerdas o hilos como de lana que puede ir enredándose en diferentes objetos de la casa como sillas y mesas, y que por supuesto no representen un peligro para el niño, quien al llegar al final de éste, obtenga como recompensa una bolsita de dulces o algo que le encante.
  • Correr como tortugas, es decir, realizar una carrera donde se tenga que hacer movimientos muy lentos y gana quien llegue de último.

En la escuela

Al igual que en el hogar, un entorno educativo es ideal para mejorar o modificar las conductas de un niño hiperactivo, tomando en cuenta que a los 4 años de edad, los pequeños comienzan a asistir a clases y tienen más convivencia social. Entre las técnicas y estrategias a implementarse, están:

  • Realizar grupos de objetos por sus colores, formas o tipos (animal, personas, cosas).
  • Hacer dibujos de punteado donde los niños deban unir los puntos o rayas para descubrir la figura que se forma.
  • Para una relajación muscular progresiva, jugar a la “Tortuga escondida”, donde tumbados boca abajo, se va a ir escondiendo la cabeza, piernas y brazos para “dormir”;  luego al “salir el sol” como tortuguitas ir asomando la cabeza e ir estirando brazos y piernas.

Existen otras actividades que el niño hiperactividad puede practicar, tales como deportes en equipo (fútbol, básquet o béisbol); artes marciales como el karate o taekwondo, artísticas como el teatro, la música y la pintura, e inclusive ser parte de un grupo de scouts.

La entrada fue publicada en Salud

Subir